A la hora de instalar un sistema de seguridad video vigilancia en tu hogar o negocio, deberás escoger entre la instalación de cámaras IP y las cámaras CCTV.

Existen diferencias entre una y otra, que hace que sea necesario analizar nuestras necesidades para escoger la opción que más encaje a nuestros propósitos. Conocer las características de cada una de ellas nos ayudará a tener un mejor criterio a la hora de escoger.

 

¿Qué es una cámara CCTV?

Las cámaras CCTV son las cámaras de video vigilancia tradicionales. Están conectadas a un circuito cerrado de televisión. De ahí las siglas CCTV. Estas cámaras están conectadas a monitores para transmitir las imágenes tomadas.

 

Ventajas de las cámaras CCTV

Sus principales ventajas son:

  • Poseen una gran fiabilidad de imagen, ya que están conectadas directamente a un monitor.
  • Cuando se instalan cámaras CCTV conectadas a una CRA (Central Receptora de Alarmas) ofrecen un nivel de seguridad muy alto. Es conveniente que la instalación del circuito la realice un profesional o empresa especializada que te ofrecerá un servicio de calidad y una instalación correcta en funcionamiento a pleno rendimiento.
  • No pueden ser inhibidas. La señal de una cámara CCTV se transmite al monitor a través de un circuito cerrado. Por este motivo, no son vulnerables a los sistemas que utilizan los cacos para anular la señal de video.
  • Son anti-sabotaje. Si un ladrón intenta sabotear el cable que une la cámara al monitor, se envía automáticamente una señal de alarma a la empresa de seguridad responsable de la instalación. Es importante aquí destacar que la instalación de un sistema CCTV debe realizarla una empresa especializada, para no dejar cables al descubierto que pudieran ser objeto de sabotaje.

Desventajas de las cámaras CCTV

Las cámaras CCTV también presentan algún inconveniente:

  • Tienen un precio más elevado, ya que requieren una instalación más compleja, precisamente porque realizar el cableado de toda la instalación es más complejo y costoso que hacer una conexión a través de internet.
  • Para que sea un sistema seguro y fiable, la instalación debe estar bien realizada, sin cables al descubierto susceptibles de ser cortados. Por eso es importante que la realice una empresa profesional.

¿Qué es una cámara IP? ¿Cómo funciona?

Una cámara IP es una cámara instalada en red que se conecta con un ordenador. Su principal característica es que se conecta a través de internet. Pueden transmitir video en una buena definición.

 

Ventajas de las cámaras IP

Sus principales ventajas son:

  • Son una opción más económica que las cámaras CCTV, precisamente porque no requieren realizar una instalación por cableado. De hecho, podemos encontrar distintas opciones y cualidades a un precio más reducido que las cámaras CCTV.
  • Son fáciles de instalar y su mantenimiento no resulta costoso. Aunque siempre es importante que realice la instalación una empresa especializada que pueda ofrecerte un servicio fiable y seguro.
  • Las cámaras IP pueden conectarse a cualquier dispositivo, ya sea un ordenador, Tablet o móvil. De esta manera, permiten su manejo remoto de forma cómoda y sencilla, únicamente necesitamos tener acceso a internet.

 

Desventajas de las cámaras IP

Entre sus principales desventajas, nos encontramos que:

  • Son menos fiables que las cámaras CCTV, ya que la efectividad de una cámara IP depende del acceso a internet. Si nuestro acceso a internet es deficiente, sería más conveniente instalar una cámara CCTV.
  • Son más fáciles de inhibir y sabotear, ya que los ladrones pueden emplear sistemas inhibidores de wifi o móvil para anular su funcionamiento.

Ahora que ya conoces las principales características de unas y de otras, y cuáles son las ventajas que te ofrece cada opción, podrás escoger la alternativa más adaptada a tus necesidades.

En Dasit somos especialistas en la instalación y mantenimiento de todo tipo de sistemas de seguridad y vídeovigilancia. Trabajamos para particulares y negocios desde 1.980.