Paradójicamente a lo que podamos pensar, los robos en las viviendas son más habituales en los meses de invierno. Según un estudio realizado por UNESPA (Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras, durante los meses de enero y febrero se declaran los siniestros de mayor gravedad (que comprometen un volumen económico de mayor magnitud). Aunque no debemos olvidar que el mes de agosto también es considerado uno de los principales meses donde se concentra un mayor número de hurtos y robos en viviendas.

Sin duda, los períodos vacacionales son uno de los motivos más alentadores para los cacos, que ven la oportunidad de burlar la vigilancia del hogar estando deshabitada. Por eso conviene seguir una serie de pautas y recomendaciones para conseguir una vivienda más segura y descansar con tranquilidad, sabiendo que nuestro hogar no será profanado por algún amigo de lo ajeno.

Instala un sistema de seguridad

Cada vez es más frecuente la instalación de sistemas de seguridad y video vigilancia en los hogares, ya que, por desgracia, los robos y hurtos en viviendas siguen constituyendo uno de los negocios más lucrativos para el delincuente y para las mafias organizadas. Así que, cuanto más difícil se lo pongamos, mejor. En la actualidad, existen muchas opciones en el mercado para instalar un sistema de seguridad y video vigilancia adaptado a tus necesidades. Las alarmas de última generación, por ejemplo, están diseñadas para ser inmunes a los inhibidores de frecuencia que utilizan los ladrones. Sobre todo, confía en una empresa seria y profesional que podrá desarrollar e implementar un sistema adaptado a tu hogar.

Cambia tu puerta por una blindada

El mayor número de intrusiones en el hogar se realizan a través de la puerta principal. Escoger una puerta blindada con un nivel de seguridad alto te ayudará a reducir la posibilidad de que puedan entrar a tu hogar a través de ella. Puedes encontrar modelos con más de dos puntos de cierre, y con grosores que te permitirán escoger el nivel de seguridad óptimo para tu vivienda.

Cierra siempre la puerta con llave

Aunque parezca una obviedad, nunca viene de más recordarlo. Muchas personas cierran con varias vueltas la puerta sólo cuando van a permanecer fuera durante un largo período de tiempo, por ejemplo, cuando se van de vacaciones. Pero deberíamos coger siempre la costumbre de cerrar siempre la puerta, aunque tan sólo bajemos a comprar el pan, porque cualquier despiste puede acabar costándonos un disgusto.

Protege las ventanas con cierres de seguridad

Aunque no vivamos en una planta baja, deberíamos dotar a las ventanas de un nivel mayor de seguridad, ya que los ladrones se las ingenian trepando por las fachadas para poder acceder a tu hogar por una ventana. Existen diferentes alternativas, como los cierres que eviten una fácil apertura, o, para casos en los que se requiera una mayor seguridad, rejas en las ventanas.